martes, 13 de enero de 2009

Beneficios de la natacion a la salub.




La natación ya se consideraba importante en la antigua Grecia, donde, pese a ello, extrañamente no se la incluyó en ninguno de los Juegos Olímpicos de la época. De hecho, no fue hasta comienzos del siglo XIX cuando se realizaron, en Gran Bretaña, los primeros campeonatos deportivos y competitivos de natación. Hasta entonces sólo se utilizaban los estilos braza de pecho y espalda - rana boca arriba y boca abajo, respectivamente-, pero en ellos, Trudgeon, un nadador británico, introdujo el over. Este estilo, que ya no figura entre los oficialmente se consideran olímpicos, se nada con el cuerpo en posición lateral y, según parece, Trudgeon lo aprendió de los indios de una tribu amazónica.
Hacia mediados del mismo siglo comenzaron a celebrarse campeonatos de natación en muchos países del mundo, como Australia, Alemania, Estados Unidos, Francia y Japón, pero se realizaban en los ríos. También en un medio natural, en este caso el mar, se celebraron las primeras carreras de natación olímpicas en los juegos de Atenas, en 1896.
Otro evento del siglo XIX que contribuyó a popularizar la natación fue la travesía a nado del Canal de la Mancha, entre las ciudades de Dover, en Inglaterra, y Calais, en Francia. La fama por la hazaña llegó en 1875, cuando Mathew Webb logró cruzarlo en poco menos de 22 horas.
Conviene ser prudente al sumergirse en aguas muy frías, para evitar un posible shock.
Con el transcurso del tiempo, las carreras comenzaron a celebrarse en piscinas, y fue posible depurar técnicas y estilos, aumentar las velocidades y registrar marcas jamás alcanzadas antes por los efectos del agua en movimiento, tanto en ríos como en mares.
En los Juegos Olímpicos de 1912, celebrados en Estocolmo, se introdujo el estilo crol, al parecer tomado de los polinesios de los mares del Sur, y se incorporaron las pruebas femeninas.
Pero no fue sino en los años treinta cuando surgió el estilo mariposa, con el cual se completó la variedad de los que se utilizan hoy en las competiciones de natación -braza, espalda, crol y mariposa-. La natación sincronizada se incluyó por primera vez como deporte en 1984, en los Juegos de Los Angeles.


BENEFICIOS PARA LA SALUD
Con la práctica de la natación se ejercitan todos los músculos del cuerpo, en particular, los de la zona toráxica, que es la que más se desarrolla con este deporte. Los pulmones, elemento primordial en la natación, se ven beneficiados por la mayor irrigación que supone el ejercicio respiratorio. El efecto del agua implica un esfuerzo adicional para la inspiración, por lo cual el corazón trabaja más para satisfacer la demanda de la circulación; pero, como la respiración se adapta rítmicamente a los movimientos, el pulso no se acelera de manera anormal. Practicada como deporte no competitivo, la natación es apta para todas las edades y no existe, de hecho, ninguna contradicción especial.



RIESGOS
Las lesiones más corrientes se deben a accidentes por zambullidas mal efectuadas o por resbalones al borde de una piscina, con sus consecuentes caídas, así como también a inmersiones súbitas cuando la diferencia de temperaturas entre el medio ambiente y el agua es muy grande. Por tanto, es evidente que en su mayoría pueden evitarse tomando ciertas precauciones. Entre ellas, no correr alrededor de una piscina, no zambullirse sin estar seguro de coordinar perfectamente todos los movimientos necesarios, y comprobar siempre la temperatura del agua para verificar que la diferencia con el exterior no sea extrema. Esta última precaución reviste particularmente cuando ya no se es joven, porque la resistencia a los cambios bruscos de temperatura se pierde con la edad.
También es aconsejable no meterse en el agua sin haber hecho la completa digestión de una comida, pues el shock producido por el cambio brusco de temperatura puede afectar la digestión incompleta y causar trastornos que pueden ser grandes y dolores estomacales agudos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada